Trabajar como freelance y perseguir tu sueño

Trabajar como freelance y perseguir tu sueño
17/09/2015 Teresa Alba
Imagen post trabajar como freelance

Hace algunas semanas me animé a escribir mi primer artículo personal y compartir con vosotros mi historia profesional desde los comienzos hasta que decidí trabajar como freelance como la voz de la marca de MadridNYC, donde he encontrado mi huequito profesional y mi pasión.

A lo largo de estos meses de verano todo mi trabajo en las redes ha dado un giro radical; nuevos objetivos, nuevas tareas y nuevos servicios de diseño y marketing que también he empezado a ofrecer en el blog junto a mi equipo.

Seguramente os preguntéis ahora, ¿por qué entonces dudar si apostar por el emprendimiento y luchar por los sueños propios?

Pues básicamente, mis queridos lectores, porque no es oro todo lo que reluce. 

¿Y quién no se ha encontrado alguna vez en una situación de incertidumbre?

Antes de haberme planteado tan si quiera la idea de escribiros un post como este, con todas mis reflexiones de los últimos meses, he compartido muchas de mis impresiones y vivencias con personas de mi entorno más cercano y colegas de profesión.

Tener largas conversaciones al respecto con mi pareja o grandes amigos del sector como José Facchin, y volver a colaborar en la radio en el programa Café Digital, me ha ayudado a cerrar este capítulo de mi trayectoria profesional con las ideas más claras y con nuevos proyectos en mente.

Sin enrollarme mucho más, aquí comparto de nuevo con todos vosotros estas reflexiones personales de las que os hablo y el podcast de mi intervención en la radio con consejos muy útiles para los que os encontréis en una etapa dura de cambio o, simplemente, retomando proyectos después de una época de descanso.

El lado negativo del asunto: ¿Y si no valgo para emprender?

Seguramente, todos los que sabéis lo que es trabajar como freelance os habréis hecho alguna vez esta y otras preguntas; “¿Realmente valgo para esto?”, “¿Conseguiré cubrir todas mis expectativas profesionales a un largo plazo?”, “¿Conseguiré emprender un negocio rentable?”, “Pero… ¿y si…?”

En fin, los riegos de ser autónomo, el no sentirnos a veces comprendidos por un entorno que nunca ha pasado por nuestras situaciones, y las dificultades que nos encontramos a lo largo del camino, nos pueden hacer dudar.

Particularmente, y aunque por suerte durante los últimos meses han empezado a abrirse nuevos frentes hacia dónde dirigir mis esfuerzos y seguir desarrollándome en lo que me apasiona, os tengo que confesar que he llegado a dudar (y mucho).

Estas dudas y quebraderos de cabeza parece que se manifiestan cuando vemos que se acercan meses como septiembre, cuando muchos reaparecen en el mercado laboral o se quieren embarcar en nuevos proyectos profesionales más ambiciosos.

En mi caso, estas dudas llegaron con “disfraz” de oportunidad de trabajo por cuenta ajena. Es entonces cuando mi mente se llena de los típicos comentarios externos como; “Con ese curriculum podrías trabajar en/para…” o “¿Por qué no buscas trabajo en…?”.

Y digo yo, ¿es que por trabajar como freelance en Internet no estoy trabajando?

Pues señores míos, sí que lo hago (como la que más), con la diferencia de que yo, además de trabajar, disfruto con lo que hago. 

Ventajas de trabajar como freelance

Entonces estamos ante el siguiente escenario; me encanta lo que hago y me da para comer, PERO ese trabajo asalariado que no me llama la atención me aportaría mayores ingresos (eso sí, no sabemos hasta cuando dura ese “chollo”).

Tirar por la vía “fácil” podría parecer lo más atractivo de primeras; me olvido de llevar facturas de diferentes clientes, tengo un horario “fijo” (y lo pongo entre comillas porque supongo que también tendré que llevarme trabajo a casa, especialmente al principio), y tengo el trabajo “soñado” según muchas de las personas que me rodean.

¿Es eso realmente lo que quiero?, ¿qué pasa con casi mis dos años de andadura profesional como freelance?

Al parecer, en los últimos días no he hecho sino buscar excusas para convencerme de lo que NO quería, cuando en realidad sólo era necesario crear una lista con todas las ventajas de mi trabajo como freelance.

Si estáis en mi situación o estáis pensando en emprender y tenéis dudas, ¡que no cunda el pánico! Me gustaría que conocierais las ventajas que para mí supone el hecho de poder trabajar como freelance por Internet:

  • Soy dueña de mi propio tiempo.
  • Decido qué servicios quiero ofrecer.
  • Tengo flexibilidad para desplazarme.
  • No paro de aprender.
  • Conozco a personas interesantes.
  • Puedo atender nuevos proyectos.
  • Desarrollo nuevas habilidades.
  • Gestiono y controlo mis cuentas.
  • Mi sueldo no lo limita un tercero.
  • Trabajo con gente de todo el mundo.
  • Mejoro mi capacidad comunicativa.
  • Me informo de las tendencias online.
  • Puedo asistir a charlas y eventos.
  • Colaboro en la radio y en otros blogs.

Estas son sólo algunas de las que se me ocurren así, a bote pronto… Seguramente vosotros podríais enumerar otras muchas, ya que cada uno lleva su actividad de forma independiente y particular.

No obstante, la cosa no queda aquí, ya que hay que tener muy claro lo que se quiere y cómo se quiere conseguir. El hecho de que mi mente haya entrado en bucle durante semanas se fundamenta en la idea que os comenté al principio, “no es oro todo lo que reluce”.

Las personas que emprenden y los que luchamos por nuestro propio proyecto profesional, generalmente lo hacemos por una fuerte motivación personal que nos impulsa a hacerlo. Sin embargo, no nos podemos olvidar de la rentabilidad del asunto, ya que no vivimos del aire

La clave: Tener ideas para emprender un negocio rentable

Después de analizar los pros y los contras de mi situación profesional, de saber qué es lo que quiero y a dónde quiero llegar, me di cuenta que partiendo de todas estas ideas, ya tenía las cosas más claras que la mayoría de los mortales.

La “solución” a mis quebraderos ha terminado reduciéndose a la respuesta de una única pregunta; ¿tengo la capacidad suficiente para generar ideas que se materialicen en proyectos para emprender un negocio rentable a largo plazo?

Bueno… creo que esta pregunta no es algo que a priori podamos respondernos con total rotundidad, ya que las circunstancias se pueden ver influenciadas por variables externas que no dependan de nuestras ganas y capacidades (y corregidme si me equivoco).

Podcast con reflexiones y consejos para freelancers en época de cambios

Haz clic para acceder al vídeo en YouTube

Para terminar con toda esta controversia, y aunque en cierta manera he acabado por tomar una decisión al respecto, tal y como podéis comprobar según todo lo que cuento en esta última entrevista de radio, me gustaría conocer vuestra opinión:

¿Os habéis visto alguna vez en esta situación?, ¿cuál es para vosotros la decisión más acertada?, ¿me animaríais a luchar por mis sueños?

Teresa es licenciada en Administración de Empresas. Especializada en Negocios Internacionales, Social Media y Docencia, tiene experiencia en Comercio Exterior y Marketing Online. Actualmente es la Content Manager de MadridNYC.

  • gema garcía

    Teresa siento como si hubiera escrito yo este post. Es muy gratificante trabajar para ti, pero todavía cuesta un esfuerzo hacer entender que por ejemplo si trabajas desde casa, estas trabajando también, no estás pasando el rato y te da tiempo a hacer todo. Cuando contactas con gente que quiere que le representes porque yo soy agente comercial libre me encuentro con la situación de que te proponen que empieces a trabajar sin cobrar y ya se veran los resultados… ya cobrarás. Llevo días con una lucha para dignificar nuestra situación. Que por otro lado efectivamente como hoy el otro día un comentario de un pastor en las montañas: “No tenemos domingos…. ni lunes”.
    Me ha encantado tu artículo.
    Gracias

    • Muchas gracias Gema por tu comentario,

      Te entiendo perfectamente, lo más difícil de todo es mentalizar a la gente y darle valor a tu trabajo. Eso de proyectos que te pagarán según resultados no deberías ni contemplarlo, ¿o es que debes pagar tú por los riegos empresariales de otros?. Cada uno corre con sus propios riesgos, y esto no tiene vuelta de hoja. Si te implicas en un proyecto, lo haces poniendo toda la carne en el asador.

      Un saludo!

  • Pablo

    Teresa, ¿Qué tal?
    Precisamente me encuentro en la misma situación que comentas en el artículo. Es difícil hacer entender al entorno que el camino que uno elige para generar ingresos se basa en el potencial de las ideas, sueños y ganas que una mente pueda desarrollar, trabajar desde casa para muchos no es trabajar y creo que eso lleva a confusión. Ferran Adriá dice; “Sabes que eres emprendedor cuando explicas tu idea y nadie te entiende” y es en ese punto donde yo me encuentro.
    Es difícil que nadie vea tu trabajo como tal cuando para uno mismo se entiende como un juego, algo que divierte o que cualquier momento es el idóneo para realizar. Al final es eso, un trabajo que nace de la apasion, la emoción y realizado como si de un juego se tratase. Jugar y trabajo para la mayoría de mortales no está en el mismo nivel.
    Un abrazo.

    • Hola Pablo,

      Muchas gracias por tu comentario. Creo que si nosotros mismos llamamos a nuestra pasión un juego, ya ahí estamos depreciando las cosas. Es cierto que muchas veces nos encontramos en fase de tanteo, sobre todo al principio cuando aún no estamos muy enfocados a un proyecto concreto, pero nunca debemos utilizar el verbo jugar, ¡porque es entonces cuando nos podemos dar por incomprendidos de por vida!

      Yo más bien lo llamaría ímpetu, curiosidad o mente inquieta. Me ha gustado mucho esa frase que has dado, la que define el momento justo en el que sabemos y nos identificamos como freelancers 😉

      Un saludo!

  • Jennifer

    Teresa, mil gracias por tomarte el tiempo y escribir con esa claridad y honestidad, que abre los ojos ante la necesidad de seguir el sueño o no.

    Vivo en Venezuela, con un país donde emprender es muy difícil, lo ideal es el emprendimiento afuera, sin embargo y por esas cosas del destino, yo aun puedo tener un empleo fijo y estable. Tengo mucha experiencia en redes y aquí aún el emprendimiento no es tan rentable y menos seguro como en otros países. Consigues gente que teme invertir y pues seguir el sueño no depende solo de las capacidades propias. Me estoy apuntando a emprender en llevar cuentas pequeñas, pero aún no doy con lo que debo hacer. Apuntar al objetivo, pues aún no llego. Sin embargo llega un momento que como comentas tu, te cuestionas y te dices ¿será que valgo para esto? y esa pregunta te retumba mucho.

    Aun apuesto a mi país, creo que para emprender lo que hace falta son crisis, para explotar las ideas y las soluciones de quienes están en medio de las disyuntivas. Pero a ver…camino y camino y no llego. pareciera que dar a conocer el trabajo es lo más complicado, que la gente comprenda que manejar las redes y trabajar en casa es más serio de lo que se cree. La gente cree que buscar el contenido y redactarlo es cosa sencilla y esta al alcance de todos, es decir esto, pues lleva su tiempo y a veces no es sencillo.

    ¿Cuál crees que es el secreto una vez que das el paso? como te das a conocer?

    Gracias por tu valioso aporte, parece que pensabas en mi, al escribir este post. Súmale a eso la necesidad de emprender pero fuera de tu país. Que aunque yo aún estoy en el mío creo que es mi destino más próximo.

    Mil Gracias!

    • Hola Jennifer!

      Muchísimas gracias por tomarte el tiempo de contarnos tu historia, te agradezco mucho que me des las gracias y confieses tan firmamente haberte sentido identificada. Siento que las cosas anden así por tu país, no creas que en España es fácil tampoco, pero tras el boom de la crisis económica en Europa muchos acabaron por tomar esta vía.

      Yo, si te soy sincera, el destino me terminó llevando por este camino (no fue en principio tanto algo de necesidad), pero sí que a día de hoy me siento tan fuerte y a gusto con lo que hago que no me queda más remedio que seguir luchando por mis sueños. Ojalá algún día los gobiernos cambien el chip y nos pongan las cosas más fáciles… Realmente sería un avance hacia el progreso empresarial.

      Te deseo mucha suerte y que sigas con esas ganas tuyas de emprender 😉

      Un saludo!

  • Margarita

    Me gusta mucho lo que haces. Mucho ánimo. Estás siendo un referente muy bueno para mi. Gracias por tu trabajo.

    • Muchas gracias Margarita 🙂

      Comentarios como el tuyo es lo que le dan a una las fuerzas para seguir (mira, ¡otra ventaja de ser freelance!)

      Un saludo!

  • Mirta

    Teresa:

    En mi caso personal, trabajo en relación de dependencia pero totalmente lejos de mi pasión que es el diseño. Hice cursos y me capacito pero todavía me falta el empujón para largarme del todo y como decimos en Argentina jugármelas por mi sueño.

    Te felicito por tu decisión. Un saludo.

    Mirta

    • Hola Mirta,

      Muchas gracias. Si algún día decides “jugártelas”, te deseo toda la suerte del mundo 😉

      Un saludo!

  • Ramón García

    ¡Buenas tardes de domingo!

    En primer lugar darte la enhorabuena por tu blog, es la primera vez que escribo aquí y tenía que decírtelo.

    Lo que nos cuentas en este artículo es una realidad aplastante. Un profesional freelance a veces sufre la incertidumbre de un futuro complicado con un presente más complicado aún. Los que trabajamos de manera autónoma sabemos que la autogestión es complicada a la vez que satisfactoria. En mi caso, cada proyecto finalizado con éxito es una medalla que colgar en el uniforme y lucir con orgullo. Pero esa medalla esconde una verdad oscura y dolorosa, como todas las medallas. La captación de un cliente, a veces, resulta tediosa, sobretodo cuando nos encontramos con clientes con inexperiencia a la hora de contar con algunos servicios y formas de trabajar nuevas (hablamos de trabajar desde casa, por supuesto).

    Lo más complicado son los comienzos, eso es algo más que lógico. Cuando nadie te conoce ni conoce lo que haces es complicado que confíe en ti. Eso nos ha pasado a TODOS. Pero la clave es el esfuerzo, la perseverancia, paciencia y creer en lo que haces. El éxito en el mundo empresarial consiste en eso, paciencia y trabajar, trabajar y más trabajar. Un freelance tiene que tener en mente que, como bien dices, no es oro todo lo que reluce, que detrás de la medalla se esconde mucho trabajo y sacrificio, pero que con esfuerzo todo es posible.

    Te dejo el link de mi web para que te des un paseo: http://ramongarciagalan.com

    ¡Un afectuoso saludo y mucha suerte!

    Atentamente,

    Ramón García

    • Hola Rubén,

      Un buen comentario que nos dejas este domingo para seguir dándole vueltas a este tema y hacernos reflexionar. Tengo pocos “peros” a lo que nos comentas, por no decir que ninguno. La clave, definitivamente, se encuentra en trabajar, trabajar y nunca rendirse. Por ello, la motivación y la pasión son dos piezas fundamentales para que todo esto funcione.

      Muchas gracias y suerte para ti también,

      Un saludo.

  • Andrea Kate

    Hola tengo una duda..tienes algún articulo donde se expliquen cuales plataformas podemos usar para conseguir clientes como FREELANCE??

    Soy diseñadora grafíca

    GRACIAS 😀