Qué son y cómo convertir usando llamadas a la acción

Qué son y cómo convertir usando llamadas a la acción
06/02/2018 Teresa Alba
Imagen post llamadas a la acción

Independientemente al objetivo que persigas en marketing, así como las vías de comunicación por las cuales promociones tu marca o imagen profesional, implementar una estrategia de contenidos con llamadas a la acción efectivas es algo que siempre debes tener en cuenta si quieres captar seguidores, suscriptores o futuros clientes.

¿Qué son las llamadas a la acción o CTA?

Las llamadas a la acción son esenciales para indicar el camino que quieres que los usuarios sigan a través de tu web o blog e, incluso, cualquier otro canal de comunicación online. Esto se debe a que se definen como:

“Call to action (CTA), o traducido al castellano como llamada a la acción, es uno de los elementos claves de cualquier estrategia de marketing, especialmente cuando las acciones se llevan a cabo online, puesto que Internet da juego a llevarlas a la práctica a través de la implementación de botones y otros elementos interactivos que hacen partícipe al usuario.”

Si tienes una web con mucho contenido o haces blogging, uno de los objetivos que perseguirás con estas llamadas a la acción será el de conseguir un mayor tráfico.

Si lo que tienes es una tienda online con una amplia gama de productos para vender, tu objetivo más inmediato será conseguir tráfico, pero para llegar a generar ventas de forma sustancial tendrás que trabajar en los textos para la descripción de producto y utilizar los CTA de forma efectiva.

¿Qué tipos de llamadas a la acción hay?

Cuando decimos “acción”, nos referimos a cualquier hecho que implique rellenar un formulario o realizar un clic, una descarga, o tal vez una compra, y esto puedes aplicarlo en todos los medios que hayas incluido en tu plan.

Y es que, existen tantos tipos de llamadas como objetivos te plantees, pero al final todos se pueden resumir en el listado que vamos a ver a continuación:

  • Suscripción: Son las acciones mediante las cuales un usuario facilita sus datos, normalmente su email, para empezar a formar parte de una lista de suscriptores a un servicio concreto. Puede ser para una newsletter, para un concurso, para un servicio freemium, etc.
  • Descarga: En este caso es bastante habitual que la acción requiera también dar los datos, pero aquí se consigue algo puntual y en la suscripción es para el medio o largo plazo. Puede ofrecerse una plantilla, un ebook, un diseño, etc.
  • Compra: Son llamadas a la acción propias de las tiendas online e instan a los usuarios a finalizar una transacción económica por la compra o adquisición de productos y servicios.
  • Tráfico: Suelen utilizarse para orientar el tráfico web hacia un punto determinado. Normalmente el destino cuenta con alguna llamada de otro tipo. Un ejemplo son los botones de “sigue leyendo” o “leer más” que orientan al usuario desde un extracto hacia un contenido completo.
  • Segmentación: Estas llamadas a la acción sirven para segmentar el público y, como pasa con las de tráfico, suelen estar seguidas de otra llamada orientada a esa segmentación. Pasa, por ejemplo, en webs de marcas de alcohol donde te piden elegir el botón acorde a tu edad o en los sitios de comida para elegir envío o recogida en tienda.

Prácticamente cualquier acción que quieras proponer en tu web va a formar parte de alguna de estas tipologías, y de entre sus formatos, además de botones, puedes aplicar la creatividad en tus contenidos creando llamadas a la acción en forma de:

  • Infografía.
  • GIF animado.
  • Pop-up.
  • Banner.

¿En qué canales puedes incluir llamadas a la acción?

Aunque es bastante habitual pensar en estos botones que a diario ves dentro de todo tipos de web, la realidad es que estos elementos los puedes encontrar en cualquier canal de comunicación online.

A través de cualquiera de estas vías de promoción, tienes la posibilidad de implementar un formulario de contacto, un cajetín de suscripción a una newsletter o un enlace de descarga a cambio de una acción social.

Aquí es a donde quería llegar, porque precisamente esta última opción es la que se ha convertido en los últimos meses en el motor de mi blog y algunos de nuestros lectores ya me han preguntado en alguna que otra ocasión cómo va esto de bloquear contenidos a cambio de una descarga.

¿Cómo optimizar tus llamadas a la acción?

Algunos de los mensajes más utilizados para lograr que los usuarios realicen ciertas acciones son frases como; “participa ahora”, “haz clic aquí”, “descubre nuestras últimas ofertas”, “suscríbete para recibir… a cambio”, “descárgate gratis aquí”, etc.

Algo que funciona muy bien es poner un plazo límite, mostrar urgencia; “ya”, “ahora”, “pruébalo”, “comparte hoy”, además de realizar diferentes testeos variando la tipografía utilizada, el tamaño y el color del botón.

Imagen ejemplos llamadas a la acción

Si lo que estás es tratando de dar a conocer tu marca a través del marketing de contenidos, una de las estrategias más efectivas, y que te recomendiendo, es el email marketing. A cambio de ofrecer a tus suscriptores contenidos exclusivos, lograrás hacerte con una buena base de datos de emails en relativamente un corto plazo de tiempo.

Para ello, tendrás que conseguir que tus formularios sean los suficientemente atractivos para los usuarios y, a su vez, para sus seguidores de redes sociales. ¡Fíjate en el que puedes encontrar en mi página de inicio!

Si aún me sigues, voy a terminar con un par consejos sobre cómo sacar el máximo partido a este recurso tan necesario en marketing de contenidos:

➽ Crea botones y formularios vistosos

Aunque lo primero a tener en cuenta son los textos, seguro que ya te habrás dado cuenta de que hay otros elementos visuales que causan impacto y que también tienen mucho que ver con el éxito del las llamadas a la acción:

  • Colocación: De acuerdo al orden natural de la lectura occidental, podríamos afirmar que las llamadas a la acción en formato botón o banner funcionan mejor en la parte superior izquierda de una web, aunque es recomendable ir variando la colocación de estos.
  • Tamaño: No nos engañemos, aquí el tamaño SÍ importa, especialmente si lo que queremos es captar la atención sobre otros elementos.
  • Espaciado: Los cajetines o botones de suscripción deben tener preservado un espacio preferente.
  • Flechas: Esto guía visualmente a los usuarios hacia la acción que se desea que realicen.
  • Lista de ventajas: A veces los usuarios pueden permanecer reticentes a rellenar un formulario de suscripción u opinión, mostrar los beneficios que lograrán con ello puede facilitar mucho las cosas.
  • Explicación detallada: Dejarles claro qué es lo que tienen que hacer, especialmente cuando se requieran varios pasos.
  • Lenguaje personalizado: Aunque utilices un lenguaje formal, los CTA resultan más efectivos cuando el mensaje es cercano.
  • Colores: Por ejemplo que los botones cambien de color al hacer clic o jugar con los contrastes. Aquí puedes ver el ejemplo que utilizo para mi blog:

BOTÓN DE EJEMPLO

➽ Analiza y mide

Diseñar e implementar llamadas a la acción originales y llamativas es imprescindible para que éstas funcionen, pero no debes olvidarte del analizar la efectividad de las mismas.

“Conocer cuántos usuarios realizan la acción o cuántos abandonan por el camino, son datos esenciales para comprender si la llamada a la acción está funcionando o no.”

Algo que funciona especialmente bien, en los canales que admiten este proceso como por ejemplo el email marketing o las campañas de Facebook Ads, es implementar un test A/B con dos opciones de llamada.

De esta manera, podrás saber qué elementos funcionan mejor o peor. También es interesante medir cuántos usuarios realizan la acción a través de las llamadas y cuántos por otra vía, si es que la hay.

Al fin y al cabo, cuantos más datos puedas conseguir sobre la eficacia de estos elementos, mejor podrás ir adecuándolos al gusto de los usuarios.

CONCLUSIÓN:

Seguro que alguna vez has interactuado con este tipo de elementos al navegar por Internet, y no siempre has sido consciente de ello o, simplemente, has decidido no caer en la llamada a la acción.

Piensa que esto se puede deber a muchos factores (quizás el CTA incluía un mensaje sospechoso o no remarcaba beneficio alguno), y que esto mismo podría estar pasándoles a tus usuarios, produciendo con ello bajas tasas de conversión.

Por eso, si de verdad persigues alcanzar tus objetivos de marketing, dale a los textos de tus llamadas a la acción y a los contenidos visuales la importancia que se merecen.

¿Te ha gustado este post? ¿Crees que su contenido es merecedor de una llamada a la acción? Si es así, ¡no te vayas sin compartir! 

Imagen (llamadas a la acción): Shutterstock

Teresa es licenciada en Administración de Empresas. Especializada en Negocios Internacionales, Social Media y Docencia, tiene experiencia en Comercio Exterior y Marketing Online. Actualmente es la Content Manager de MadridNYC.